NOTICIAS

Cuerdas en la vida: La pasión de realizar una animación

15 de Jun de 2016 a las 22:35 |

00

“Como una analogía de la vida y una critica social”, así definen sus creadores a Cuerdas en la Vida, un cortometraje realizado con marionetas a través de 4 diferentes técnicas de animación: stopmotion, títeres de cuerda, manipulación directa y de varilla. Este trabajo cinematográfico fue dirigido por Gerardo González y la producción estuvo a cargo de Arturo Tornero, profesor en la carrera de animación en nuestra casa de estudios.

Gerardo y Arturo platicaron para Voces UNIVA acerca de la experiencia de realizar este trabajo y de cómo ha sido la recepción del público y los medios.

¿De dónde surgió la idea de realizar con marionetas este cortometraje?

Arturo Tornero: Originalmente se pensó en la técnica antes que la historia, ya que cuando yo estudiaba la secundaria estuve en un grupo de teatro donde conocí a un compañero que hacía títeres y desde entonces surgió la idea de hacer un cortometraje utilizando marionetas. Cuando escribió la historia de Cuerdas en la vida tuvimos la idea de incorporar también el stop motion por cuestiones narrativas.

Cuerdas en la vida surgió como un proyecto más austero e independiente, pero conforme fue avanzando cobró mayor importancia a nivel personal y profesional. Al inicio nadie esperaba que durara tanto tiempo en la producción ya que a fin de cuentas era un cortometraje y no habíamos presupuestado más de un año o año y medio para terminarlo. Honestamente fue algo inesperado ya que una vez que nos dimos cuenta de lo mucho que se había extendido la producción decidimos continuar determinados a concluirlo sin importar cuanto tiempo más nos tomara, sobre todo porque sabíamos del potencial de lo que estábamos haciendo y confiábamos en obtener los recursos para poder terminarlo.

¿Cual fue el principal reto que tuvieron que sortear durante la producción?

Gerardo González: El hecho de no conocer el uso de la técnica de títeres de cuerda, y nos complicó durante un tiempo la producción al no encontrar personas que nos pudieran enseñar a utilizarla en Guadalajara; tuvimos que contactar gente en la ciudad de México y en el estado de Hidalgo para manipular las marionetas. Eso y la mezcla con video donde se eliminó a los titiriteros, la extensión de set y otras cuestiones técnicas relacionadas al stop motion fueron quizás los aspectos de mayor dificultad.

univa-festejo-del-cumpleanos-del-rector_3

¿En algún punto del proceso estuvo en riesgo el proyecto?

G.G.: Durante un tiempo estuvimos trabajando en mi casa en un cuarto que se destinó como laboratorio de producción, pero desafortunadamente parte del equipo de cómputo y una cámara fueron robados y se tuvo que detener la producción. También, como consecuencia del robo, se perdió un fragmento de la animación (aproximadamente dos minutos), que estaba almacenado en una de las computadoras. Eso nos afectó anímicamente, pero al mismo tiempo, nos impulsó a tener una mayor determinación de conseguir los patrocinios necesarios para terminar el cortometraje.

¿Cuál ha sido la recepción en el medio, ya los invitaron a algún festival?

A.T. y G.G.: En este momento estamos todavía en etapa de inscripciones, esperando respuesta para saber si el corto formará parte de la selección oficial de alguno de los festivales a los que aplicamos. A los que hemos aplicado hasta ahora son: son el FICG Guadalajara, el Loch Ness (Nessi), Cannes, Huesca, Festival de cine de Morelia, Monterrey y el GIFF de Guanajuato.

¿Qué fue lo que determinó la duración del filme?

G.G.: En realidad no fue algo que se definiera con anticipación, creo cuando empiezas un trabajo cinematográfico no puedes determinar exactamente su duración. En nuestro caso, el guión -que fue escrito en una cuartilla y media- fue lo que dictó cuánto duraría el cortometraje. Nosotros nos habíamos puesto un limite de diez minutos de duración para que el trabajo estuviera dentro del rango que aceptan la mayoría de los festivales.

¿Se influenciaron de algún cineasta para la composición estética o la atmósfera visual de la historia?

G.G.: Realmente no porque fue surgiendo de manera natural. Originalmente el concepto estético era muy distinto y apuntaba a ser un cortometraje de facciones más hoscas pero conforme fue avanzando la producción un amigo mío fue marcando la pauta de cómo sería la composición estética. En términos generales todos fuimos aportando en el aspecto visual del cortometraje ya que nunca hubo un diseñador de producción designado.

univa-festejo-del-cumpleanos-del-rector_5


¿Con qué presupuesto contaron para hacer este cortometraje y de quién recibieron el apoyo económico?

A.T.: La primera convocatoria que surgió fue la de ‘Proyecta’ de la Secretaria de Cultura de Jalisco en la segunda misión del 2014 y el apoyo económico fue de 183 mil pesos. Posteriormente, en Octubre de ese mismo año, de parte la Secretaría de Cultura (antes CONACULTA) recibimos 250 mil pesos. El apoyo que la UNIVA nos otorgó fue vital para este trabajo ya que en la cuestión de instalaciones y producción nos permitieron ocupar el estudio de televisión por más de un año y miedo lo que prácticamente convirtió este proyecto en una coproducción. Honestamente sin el equipo, las maquinas y el laboratorio de animación de la UNIVA nos habría tomado mucho más tiempo terminar este trabajo y quizás habríamos tenido como resultado un producto más austero sobre todo en cuestión de la calidad de video. Afortunadamente el cortometraje se pudo terminar con una calidad 4K, el cual es un formato muy bueno, aunque relativamente nuevo y pocos son los festivales de cine utilizan este formato.
También nosotros tuvimos que poner dinero de nuestros bolsillos y sacrificar parte de nuestras ganancias y de nuestro tiempo personal para terminar este proyecto, la experiencia y la satisfacción de realizar este trabajo es lo que más apreciamos. Cabe mencionar que nuestras familias y amigos también nos apoyaron en repetidas ocasiones, a veces con su trabajo o con donaciones y aportaciones económicas o cualquier otro tipo de apoyo.

¿Cuál es tu momento favorito del corto y del proceso de producción?

G.G.: La parte en la que el personaje se quita las cuerdas y entra en la biblioteca. Esa transición es donde mejor se aprecia la maqueta y la inmensidad que generamos ya que era un set relativamente pequeño, pero en ese momento es donde más luce el cortometraje. En cuanto a la producción, en la semana que estuvimos grabando los títeres hubo mucho contacto con gente y el estar resolviendo y sorteando los retos del día día fue muy emocionante y emotivo, al punto de haber llegado a las lágrimas en varias ocasiones.

A.T.: A mi me gustó mucho el haber usado la grúa para los planos en stop motion porque de no haber estado en la Univa quizás no hubiera tenido oportunidad de usar esta herramienta.

¿Qué papel juga la música en Cuerdas en la vida?

G.G.: Tuvo un rol muy importante dado que se vuelve un corto completamente diferente una vez que se le añade el sonido y la música. El trabajo en este sentido fue una gran aportación al proyecto ya que le dio al cortometraje lo que necesitaba para reforzar la imagen y no dejar huecos en la historia.

Por el tono de la historia, ¿en qué género cinematográfico pondrías a Cuerdas en la Vida?

G.G.: Animación con género de drama

Describe en una sola palabra a Cuerdas de la Vida

G.G.: Complejo. Tiene tantas cosas tanto en historia como en producción y desarrollo que hizo de este proyecto algo muy complejo de realizar.

Comentarios | Este es nuestro Aviso de Privacidad

Comentarios de Disqus